Tu también puedes ser un crayón donde quiera que estés deambulando, simplemente tienes que conocer lo que hacemos y darte cuenta de que nuestro trabajo es el resultado que anhela cualquier persona con deseos de éxito y un sentido estético particularmente desarrollado en armonía consigo mismo, pues si, nuestro diseño se ha convertido en objeto de deseo. Si tienes la capacidad de digerir esta información y filosofía, serás capaz de multiplicar la esencia de nuestro trabajo, y de esa forma viralizar e insertar un crayón donde tú quieras.